Una testigo del trágico suceso en el Parque Warner afirma que la 'atracción pasó 25 veces por encima del joven'

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

"La atracción pasó 25 veces por encima del joven y cuando fue a avisar a algún responsable nadie sabía lo que había ocurrido". Así lo aseguró Eva, una joven coruñesa que, aprovechando sus días de descanso en Madrid, decidió pasar la tarde del sábado en el parque Warner donde Francisco Infante, de 22 años, perdió la vida.

En declaraciones a Europa Press Televisión Eva, que se encontraba exactamente delante del joven sevillano en la atracción 'Hotel Embrujado', afirmó que Francisco salió de la barra fácilmente, ya que no tiene una "holgura conveniente y no le costó nada salir". Así también recalcó que "la tragedia podría haber sido triple", ya que tanto la hermana del fallecido como la novia "casi se tiran tras él" al ver lo ocurrido.

El 'Hotel Embrujado" es una atracción del parque que se caracteriza por "dar una sensación de mareo", ya que "se mueven la paredes" dijo Eva, y por eso fue por lo que el joven de 22 años, "salió" y debido a esto, cayó y empezó a "dar vueltas hasta que acabó la atracción". "Por lo menos la atracción dio 25 vueltas" sobre él cuando el sevillano se encontraba ya atrapado, recalcó Eva. Además, él se dirigió hacia la puerta intentando salir pero "se encontró con la puerta cerrada y no pudo hacer nada".

Los momentos posteriores, según explicó, fueron dramáticos porque todos los que se encontraban dentro, unas 30 personas "gritaban desolados" sin que nadie les oyera. Eva, que ya conocía la atracción, señaló que ella misma gritó al chico para que se quitara de las paredes que visualmente parecían que no se movían pero que sí lo hacían por el efecto óptico de la atracción.

"Miraba hacia los espejos como una loca con la esperanza de que alguien estuviera mirando detrás (...) Sentí mucha impotencia de ver y no poder hacer nada y saber que hay gente ahí fuera y tú dentro gritando con las caras desencajadas", señaló.

DENUNCIA AL PARQUE WARNER

Eva fue la que avisó en esos momentos "a un responsable porque nadie sabía nada y hasta llegó a entrar el siguiente grupo de gente" a la atracción, apuntó con rabia. Asimismo, declaró que "no la hicieron mucho caso" los responsables del parque Warner "hasta que se encontraron con el panorama".

Eva criticó la seguridad del parque Warner, ya que aunque "dicen que hay cámaras, "si no hay nadie vigilando no sirven de nada", señaló la testigo. De esta forma, Eva aseguró que de haberse "parado la atracción en el primer momento, el chico estaría ahora vivo". En relación a lo ocurrido, dijo que la "infracción fue del chico, pero lo podían haber salvado abriendo la puerta o deteniendo la máquina". El parque Warner debe, "si alguien comete una infracción, estar ahí y poder salvar una vida", denunció la testigo.

En el 'Hotel Embrujado' se encontraban unos "10 ó 15 niños", los cuales como nosotros estaban "desolados y con ataques de histeria". Ante esta situación, el parque Warner no les proporcionó "calmantes, ni agua cuando estábamos a 35 grados" y en aquellas circunstancias, relató Eva.

Finalmente Eva destacó que aunque los trabajadores del parque les "hicieron rellenar un papelito" después de ocurrir el suceso, nadie les dijo nada, aunque cree que le tomarán declaración en La Coruña, ciudad en la que vive la joven, sobre todo lo que vio durante el trágico suceso.