La diferencia del Impuesto de Circulación entre distintos ayuntamientos alcanza el 300%

La Administración local recauda 1.760 millones de euros al año por el Impuesto Municipal sobre Vehículos, según AEA

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La diferencia en el importe que cobran los ayuntamientos en concepto de Impuesto Municipal sobre Vehículos alcanza un 300%, de forma que el gravamen es cuatro veces más alto en Barcelona que en Melilla, según un informe de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que denunció la existencia de "paraísos fiscales" en municipios donde los conductores pagan el impuesto aunque no circulen realmente por ellos.

Este gravamen, creado hace dieciséis años y conocido también como Impuesto de Circulación o "numerito", genera anualmente unos ingresos de 1.760 millones de euros para los ayuntamientos, que tienen capacidad para fijar la tarifa dentro de unos márgenes.

El estudio de AEA revela que un vehículo de tipo medio, con una potencia fiscal de once caballos, paga 17,04 euros por el Impuesto de Circulación en Melilla, 58 euros en Madrid y 68,15 euros en Barcelona.

LOS MAS CAROS Y LOS MAS BARATOS.

Entre los ayuntamientos españoles con un impuesto más alto, figuran Barcelona, San Sebastián, Tarragona, Lleida, Bilbao, Córdoba, Granada, Girona, Cádiz y Palma de Mallorca. Por contra, los que presentan un menor gravamen son Melilla, Ceuta, Soria, Zamora, Pamplona, Palencia, Pontevedra, Alicante, Cáceres y Huelva.

Las diferencias en el importe de este impuesto son incluso superiores en el caso de las motocicletas, pues alcanzan el 340% en el caso de comparar el gravamen en Melilla (7,57 euros) y San Sebastián (33,33 euros) para una moto de 500 centímetros cúbicos.

El gravamen varía también entre diferentes municipios de una misma provincia. Así, en la localidad madrileña de Robledo de Chavela el importe del Impuesto de Circulación es siete veces inferior al de la capital, mientras que el municipio barcelonés de Aguilar de Segarra el importe es ocho veces menor que en la Ciudad Condal.

AEA cree que el origen de estas diferencias está en la eliminación del distintivo provincial de las matrículas en septiembre de 2000. Así, la organización explica que la alta fiscalidad de algunos ayuntamientos ha motivado que miles de automovilistas cambien su lugar de empadronamiento para pagar el impuesto en municipios con menor presión fiscal, aunque no circulen realmente por ellos.

"EXODO" DE EMPRESAS DE ALQUILER.

La asociación destacó asimismo que las empresas con grandes flotas de vehículos dedicadas al alquiler o al renting "ha iniciado masivamente el éxodo hacia los paraísos fiscales". De esta forma, en algunos de estos municipios la población apenas sufre variación, mientras el parque automovilístico crece más de un 2.000%.

El informe destaca que cinco municipios de menos de 10.000 habitantes matricularon el pasado año el 23% de los coches de empresa por su "privilegiado" tratamiento fiscal, con 141.327 turismos sobre un volumen de 613.266 unidades.

Los cinco principales "paraísos fiscales" identificados en el informe de AEA son Aguilar de Segarra (235 habitantes) y Rajadell (451 habitantes) en Barcelona; Robledo de Chavela (3.199 habitantes) y Moralzarzal (9.973 habitantes) en Madrid, y Relleu (1.022 habitantes) en Alicante.