Guatemala es el país con mayor desnutrición en el continente americano, por encima de Honduras o Haití

PACULAM IXTAHUACAN (GUATEMALA), 10 (EP/AP)

Las estadísticas colocan a Guatemala en el primer país con mayor desnutrición en el continente, por encima de Honduras o Haití, un problema que afecta seriamente a miles de niños, especialmente en el campo.

La aldea guatemalteca Paculam Ixtahuacan es uno de los poblados con mayores índices de desnutrición crónica del país, donde uno de cada dos niños menores de cinco no alcanza la talla que debería tener para su edad y su desarrollo mental es inferior.

"Acá no hay trabajo, los hombres tienen que ir a cortar caña o café y eso solo es a fin de año, cuando es temporada de corte. El resto del tiempo tienen que vivir de la cosecha de maíz y frijol", aseguró el promotor de salud Tomás Tulul.

Tulul explicó que en esta comunidad, situada a 90 kilómetros al oeste de la capital, el 90% de los habitantes es pobre y tiene que subsistir con menos de un dólar al día. Dentro del minúsculo puesto de salud de la aldea Tulul, se afana en mantener a los niños quietos en la báscula donde se les pesa regularmente para medir los índices de desnutrición y su talla. El 83,6% de los menores de cinco años tiene desnutrición crónica.

"La desnutrición está íntimamente ligada a la pobreza. En Guatemala el 67% de los niños menores de cinco años son pobres", dijo a la AP la jefe de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, Delfina Mux. "Pero también tenemos casos de niños desnutridos entre los no pobres ya que también es un problema de acceso a la comida y cultura alimentaria, por ejemplo, acá tenemos que traer cereal fortificado para ayudarles a recuperar el peso pero si se da cuenta los niños comen muchas golosinas que compran en las tiendas", apuntó la secretaria.

POBLADO DE ALMOLONGA

Otro de los ejemplos que Mux cita es el del poblado de Almolonga, en las altiplanicies del oeste del país. "Almolonga exporta vegetales a toda Centroamérica pero tiene uno de los índices más altos de desnutrición del país", añadió. Las estimaciones oficiales indican que se trata de un millón de niños los que padecen desnutrición crónica en este país, de 13 millones de habitantes.

Según un estudio de La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), entre 1960 y 2000, medio millón de niños murió por factores asociados a la desnutrición.

El informe agregó que sólo las horas por hombre que no se trabajaron a causa de las muertes asociadas a la desnutrición costó unos 1.158 millones de dólares (789 millones de euros) en 2004 y la desventaja comparativa que significó contar con una población menos educada a causa de los elevados índices de repetición y deserción escolar costó 1.668 millones de dólares (1.136 millones de euros) ese año.

Mientras el 23% de los niños no desnutridos abandonan la escuela antes de terminar la primaria, esta cifra se eleva a un 63% de los niños que están desnutridos. La Secretaría combate la desnutrición en 89 municipios, una cuarta parte del total nacional con programas de asistencia alimentaria y capacitación. Sin embargo, para Mux "no es suficiente. La asistencia alimenticia es solo un componente complementario. Necesitamos darle trabajo a estas personas, crear infraestructura para que puedan tener acceso a mercados, distribuir mejor la riqueza de este país", señaló.